Frutos rojos

Tengo un hijo de poco más de dos años, él ya come de todo y le gusta experimentar con los sabores y texturas. Pero hubo un tiempo en el que era más pequeño y solo se nutria vía lácteos: ya fuera leche materna o leche en polvo para bebés. Teníamos el asunto súper controlado y sabíamos como funcionaba a la perfección: las cantidades, la temperatura, que agua usar, tetinas, frecuencia, etc.

Pero llegó el día que en una revisión médica con el pediatra nos dijo que ya podíamos darle sólidos. Te dan listas de alimentos que pueden tomar a que meses, y cuales no.las cantidades aconsejadas, que si introduces un alimento nuevo lo hagas de día por si le da una reacción alérgica que no sea de noche, estemos todos durmiendo y le ocurra algo desagradable, etc.

Hasta aquí todo correcto, lo que más gracia me hacía eran dos grupos de alimentos que tenia prohibidos hasta casi al final del proceso: los frutos rojos y las frutas exóticas. Por lo que parece estos grupos son propensos a dar alergias y era mejor darlos más adelante, cuando el sistema digestivo del bebé estuviera más evolucionado y preparado.

Pero si lo piensas tampoco tiene mucha razón de ser, según yo, claro. Me explico: todas estas listas se hacen desde el punto de una persona occidental que vive en el siglo XXI y que tiene acceso a multitud de alimentos. Por ejemplo cojamos el grupo de frutas exóticas, ¿un kiwi es exótico?, ¿y un plátano o una naranja? Lo digo porque el kiwi es de Nueva Zelanda, el plátano es asiático y nuestra famosa naranja valenciana no deja de ser una variedad moderna de una fruta también asiática.

Por lo que vaya, resulta que sí que son exóticas y que si buscamos las frutas originarias de Europa tendremos otra vez serios problemas. Podemos usar manzanas y peras, sí, pero los melocotones y hermanos no podemos ya que también son alérgicos (se me había olvidado comentarlo). ¿Entonces que nos queda? Las moras, las fresas (los fresones no, que son un híbrido Norteamericano-Europeo), frambuesas, grosellas y arándanos Que son frutos rojos. ¡Ups! Ah las cerezas olvidadlas, también están en el grupo…

Quizás es que soy muy estricto o hay algo en lo que me equivoco, no soy ni biólogo, ni nutricionista, ni pediatra; pero creo que tenemos un problema en tema de frutas…Quizás es más fácil decir las que SÍ que pueden consumir.

 

Anuncios

Luces divergentes

He de confesar que llevo muchos años haciendo algo mal y hasta el pasado jueves 17 no me di cuenta de mi error. Ese día operaban a un familiar en un famoso hospital cercano a mi localidad y tanto el quirófano, como la sala de espera, como la habitación se encuentran en un nivel diferente al de la calle, por que se hacía oportuno usar un ascensor (nos movemos con un carrito de bebé). Y frente al ascensor vi la luz, en concreto vi dos, una en forma de flecha que apuntaba hacía arriba y otra con idéntica forma que apuntaba hacía abajo. Como nuestra intención era subir piqué la que apuntaba hacía arriba. A mi me parecía obvio. Pero se ve que al vecino de espera no, ya que picó hacía abajo y eso que como descubrí después también iba para los pisos superiores.

A lo largo del día usamos más veces el ascensor, ya sea para comprar unas revistas, tomar algo en la cafetería, comer o marcharnos. Y en todas ellas, existía un uso totalmente anárquico, sin sentido. Al final después de mucho fijarnos (mi pareja también lo hacía) descubrimos la razón: El usuario no picaba hacía donde quería ir, si no que observaba donde estaba en ese momento el ascensor y le daba a la flecha que dirigía a este hacia el usuario, siendo igual el destino posterior a la recogida de este. ¡Fue una revelación!

Un ejemplo práctico: Si el usuario se encontraba en la planta 5, el ascensor en la planta 1 y quería ir a la planta 2. Yo hubiese picado hacía abajo, porque quiero ir hacía abajo. Pero no, se ve que lo correcto es picar hacía arriba para que el ascensor suba hacía donde tu estás. Y yo tanto años haciéndolo mal, menos mal que los jubilados y abuelos de un hospital me ayudaron a entender que lo hacía mal. Solo espero que también ayuden al que puso un cartel informando del uso correcto del ascensor, por que lo indica igual de mal que yo antes de entenderlo…

 

Macarrones de oferta

Hoy no llevaba fiambrera, (una palabra que me recuerda a fiambre, a muerto, a cadáver…) y me he acercado a la zona de refrigerados del supermercado más cercano para comprar un plato preparado de esos a tres euros. He buscado el de macarrones y he visto con alegría que estaba rebajado a solo 1,88€, un 50% menos de lo habitual según indicaba la etiqueta que tapaba el precio original.

De camino a la linea de cajas he descubierto la razón de la rebaja, el producto estaba caducado de un día. Es decir hoy es lunes y ayer domingo era su fecha limite de caducidad. Y ponía eso, caducidad, no consumo preferente.

Así que desconozco si es una práctica habitual, pero me ha sorprendido, de todas formas ahora mismo esos macarrones están siendo procesados por mi tracto digestivo por lo que si en unos días no escribo nada, es que posiblemente me hayan sentado mal.

Sombrero de copa

No por habitual deja de ser peculiar, pero cada ciertos días coincido en el metro con un hombre de unos cincuenta años con barba, alto, delgado y con aspecto de viejo profesor de filosofía de algún instituto o universidad de película.

Hasta aquí lo normal, una persona más entre los miles que usamos a diario el metro. Si no fuera claro, por el sombrero que siempre lleva y los carteles que aloja en él. De hecho parece que lleva un sombrero de copa. Los carteles son variados, son trilingües (Esp, Cat, Eng) y lanzan preguntas al sorprendido viajero sobre sociedad, la vida o el trabajo.

Hoy más que pensar en los motivos que hacen que una persona vaya de ésta guisa por el mundo, me he dedicado a mirar al resto de viajeros e imaginar por sus caras la conversación interior que mantienen sobre el viejo profesor (o lo que sea).

Quizás el hombre no consiga que pensemos en sus preguntas pero como en el arte, consigue cada día crear una reflexión o un sentimiento hacia la razón por la que lleva ese sombrero y esos mensajes.

Amarillo crema

Por unanimidad en una reunión anterior se había decidido que se repintaría la escalera del edificio. Después entre una serie de empresas, se acabó eligiendo una y un representante de esta se acercó para acordar en un reunión los colores a usar. Escoger el color de la puerta, para el ascensor o para las barandillas fue bastante sencillo ya que se eligió el mismo color que había. Si la puerta de la entrada era negra pues seguiría siendo negra y si el ascensor era azul eléctrico pues se utilizaría un azul eléctrico lo más parecido posible.

Cuando llego el turno de elegir el color de la pared los veteranos de la reunión, véase jubilados, exclamaron que era tarea de las mujeres el elegir el mejor color posible ya que al parecer ellas eran más duchas en temas de interiorismo y bueno, estábamos en el interior así que era el caso.

Una voz femenina al fondo comentó la posibilidad de poner un amarillo crema y al instante se procedió a votar en la votación más extraña que me he encontrado. Pues se votaba entre el amarillo crema y ¡ninguna otra opción! Con lo que si lo piensas se daba el caso de que si salia favorable la opción amarillo crema las paredes se pintarían de ese color y si no pues… no sé, las paredes se pintaban con ….¿pintura transparente?¿barniz? ¿agua? ¿se arrancaban las paredes y se sustituían por unos vidrios? La cabeza me daba vueltas.

La votación la ganó el amarillo y yo pensaba que ya podría subir a casa, pero no. Alguna otra persona, otra mujer experta en color supongo, comentó que el azul pastel también era muy bonito. Así que se procedió a votar por el azul. Pero no entre el azul y el amarillo anterior. No, eso seria muy moderno. Se votaría de nuevo por una única opción. Azul sí, azul no. Y salio que azul sí.

Bueno vale, pues se pinta de azul. Ya está, vamonos para casa y buenas noches. Pero no… otra persona quería opinar sobre el naranja. ¿Y adivináis? otra vez se voto entre el naranja y el no naranja. No he visto votación más sinsentido del mundo. Y pasó lo que tenia que pasar, a la gente le gustan por norma general los colores y el naranja gusta. Es lo que tiene ver colores, que te acostumbras y te acaban gustando todos. Imagínate que no te gusta el verde y vives en el campo… que ¡horror! te tienes que arrancar los ojos o no sé, ponerte un filtro en las gafas que discrimine los colores y evite el verde. Era todo muy complicado.

¿Habíamos dicho que naranja no? Correcto, pero al final un grupo de vecinos dieron un golpe de estado y ajenos al extraño sistema democrático recién estrenado decidió que el amarillo crema era un color muy interesante y que ya era buen color. Por su parte, el colectivo de mujeres, expertas en color, les gusto también la apreciación y yo, ahora ya sí, pude escapar de la democracia y subir a mi casa.

Festivos comerciales

Conversación oída entre dos comerciales:
-Oye, ¿sabes si mañana la oficina está cerrada?
-Sí, es festivo en Barcelona.
-¡Pues vaya mierda! ¿no se supone que somos una empresa internacional? mis clientes no hace fiesta…brrr
-Ya bueno, habla con mantenimiento por si pueden abrirte la oficina, pero creo que ellos también hacen fiesta.